Liturgia de las horas: adoración perpetua

“Si vienes, por ejemplo, a las 4 de la tarde, comenzaré a ser feliz desde las tres. (…) Pero si vienes en cualquier momento, nunca sabré a qué hora preparar mi corazón.” Esta...